Homeschooling, ¿paraíso o tortura? (3 errores a evitar para vivir un homeschooling feliz)

HS Paraíso o tortura

Acabo de leer un artículo escrito por una madre homeschooler acerca de cosas que la gente no entiende sobre el homeschooling, y sinceramente, no me ha gustado mucho. Hay muchas cosas de su visión del homeschooling que no comparto en absoluto. Pero me ha preocupado aun más leer la contestación que una antigua estudiante homeschooler ha hecho a ese artículo, explicando el punto de vista de los niños (su punto de vista, claro está). Para ella, estar escolarizada en casa fue una experiencia traumática que destrozó su infancia y le dejó secuelas que aún perduran. Y yo he empezado a entrar en pánico al ver la cantidad de comentarios de personas que han tenido experiencias similares y agradecían el testimonio de esta chica.

Me preocupo, porque cuando escogimos esta opción, visualizamos para nuestra pequeña una infancia maravillosa, libre de estrés, llena de vivencias enriquecedoras, de un aprendizaje feliz y de relaciones personales inolvidables. Y cuando leo artículos así, me lleno de temor al pensar que esa pueda ser la experiencia de mi hija. Estos testimonios hacen que incluso personas con decisiones firmemente tomadas como nosotros, nos las volvamos a replantear.

Pero mientras iba leyendo, con el corazón latiendo fuertemente, y orando, han empezado a aparecer infinidad de comentarios de personas que fueron escolarizadas en casa y vivieron experiencias radicalmente diferentes. Todas ellas lamentan que la experiencia de la autora fuera de esa manera, pero insisten en que no necesariamente debe ser así. De hecho, sus infancias fueron tan felices que muchos de ellos han elegido la misma opción para sus hijos (¿podéis oír mi suspiro de alivio?).

Así que después de mucho leer he llegado a la siguiente conclusión: no hay una opción mejor que otra; hay familias diferentes, con niños diferentes y necesidades diferentes. Podemos vivir una escolarización positiva o negativa, y de la misma manera, una educación en casa positiva o negativa.

La experiencia escolar de nuestros hijos variará en función de muchos factores: dependerá del sistema educativo en el que se encuentre (nunca será igual la experiencia de un niño que vive en Finlandia, país con un sistema educativo ejemplar, que la de un niño español, cuyo sistema educativo deja mucho que desear); dependerá de su escuela y de cómo ella aplique el sistema; incluso dentro de una misma escuela, dependerá de su maestro (puede tener la suerte de tener uno que valore el trabajo en equipo, el esfuerzo, los contenidos prácticos y la enseñanza emocional; o puede tener uno que priorice el individualismo, la memorización y las calificaciones). Todos estos factores harán que su experiencia escolar sea positiva o negativa. Y sucede exactamente lo mismo con el homeschooling.

Así que he hecho un pequeño estudio sobre los factores que hacen que las personas vivan su enseñanza en casa de manera positiva o negativa, sobre sus quejas y sobre las cosas que les hicieron inmensamente felices. Porque necesito aprender de la experiencia de los demás qué cosas debo hacer y qué cosas debo evitar. Estas han sido mis conclusiones:

ERRORES QUE DEBO EVITAR

  1. No estar nosotros mismos académicamente preparados. Es la queja que más he leído, y tienen toda la razón. En un mundo competitivo como el que vivimos, no podemos permitir que nuestros hijos se queden atrás académicamente. Es maravilloso que nuestros hijos que aprenden en casa desarrollen grandes habilidades de la vida práctica, pero a la universidad a la que deseen acceder eso no les importará si no han adquirido los conocimientos necesarios. Así que tenemos la obligación de prepararlos. Y para eso, debemos prepararnos nosotros. No podemos improvisar. Debemos planificar con tiempo qué queremos enseñarles y cómo lo vamos a hacer. Y debemos nosotros mismos dominar esos contenidos, repasarlos, estudiarlos. Si los niveles superiores se nos quedan grandes, no pasa nada por pedir ayuda externa. Nuestro objetivo es preparar a nuestros hijos para volar, y los conocimientos académicos son imprescindibles.
  2. No prepararles para el mundo académico y laboral que enfrentarán después. Aunque yo apuesto por un sistema que libere a los niños todo lo posible del estrés, que no los valore por sus calificaciones, que no los compare, que les dé infinitas oportunidades para lograr sus objetivos… lo cierto es que en la vida real no siempre es así. Tarde o temprano ellos tendrán que enfrentar un mundo en el que sus calificaciones marcarán su ingreso en la universidad, en el que tendrán que ser los mejores para obtener un empleo, en el que tendrán horarios y plazos de entrega. Y nuestra obligación es prepararlos para ello. La infancia debe transcurrir de manera relajada y natural, fortaleciendo su autoestima y enseñándoles a intentar algo una y otra vez sin rendirse. Pero la secundaria es un buen momento para mostrarles cómo se hacen las cosas en otros lugares, y empezar a entrenarlos. Podemos comenzar a hacer exámenes, poner plazos de entrega y calificaciones. Ya están preparados.
  3. No proporcionarles suficientes oportunidades de relacionarse con niños de su edad. Aunque los niños educados en casa se relacionan muy bien con personas de otras edades, nuestro gran desafío como padres es facilitarles actividades con otros niños. No es sencillo, ya que la mayoría están en la escuela. Pero es algo imprescindible a lo que debemos prestar especial atención. Las personas que tuvieron malas experiencias en este sentido se quejan de que parecía que sus padres les estaban protegiendo del mundo, en lugar de prepararles para él. No podemos caer en ese error.

Que nuestros hijos aprendan en familia puede ser una experiencia maravillosa para todos, pero debemos convertirlo en nuestro proyecto más importante, dejarnos aconsejar y aprender de la experiencia de las personas que caminaron este sendero antes que nosotros.

¡Feliz homeschooling!

Puedes leer los posts a los que me refiero aquí:

Post de la madre.

Post de la ex-estudiante.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s