Compartiendo el “Regalo para toda la Vida”

Compartiendo regalo

Hoy he presenciado una de las escenas de “maternidad” más bonitas que he visto jamás, que me ha estremecido el corazón, y necesito compartirla con vosotros.

Mi hermana y su familia son “familia de acogida”: acogen en su hogar a niños cuyos padres no pueden hacerse cargo de ellos, y los cuidan como parte de su familia durante el tiempo que dura el proceso de encontrarles un hogar definitivo (meses, y a veces, incluso más de un año). Ahora tienen una preciosa bebecita de 6 semanas. Es la dulzura y la ternura envueltas en un paquetito de piel suave y olor a flores que dan ganas de mimar y acariciar todo el día. Y aún más cuando piensas que en su llegada al mundo no recibió todo el amor que merecía. ¡Gracias a Dios por las familias de acogida, que reciben niños así y les dan todos los cuidados y el amor que necesitan y merecen!

Este pequeño regalo del Cielo tiene problemas para digerir la leche artificial. Tiene muchos dolores de tripa y vomita muchísimo, incluso horas después de haber comido. Algunos días se encuentra realmente mal. Mi hermana, junto con la pediatra, han probado distintos tipos de leche, pero ninguna de las fórmulas parece funcionar. La pequeña sigue con enormes problemas para digerir esa leche artificial.

Esta mañana estábamos mi hermana y yo hablando con una amiga, cuando mi hermana dijo:

“Me voy a casa, que la pequeña tiene que comer y no le he traído el biberón.”

A lo cual nuestra amiga, que es mamá de un precioso bebé de 8 meses al que amamanta, dijo:

“¿Quieres que pruebe a darle yo?”

Nuestra amiga cogió a la pequeñita, la abrazó, y le ofreció su pecho. Un pecho que no fue creado para amamantar a esta niña en particular, pero que pertenece a un corazón generoso y lleno de Dios.

A la princesa le costó mucho al principio. Era totalmente diferente a lo que estaba acostumbrada. No sabía agarrarse, no sabía succionar con fuerza… Pero con mucha paciencia y mucho amor, lo consiguió. ¡Y lo hizo de maravilla! Comió y comió largo rato, hasta que al fin, satisfecha, se quedó dormidita.

Fue emocionante ver cómo esa pequeñita, que sufre tantos dolores de tripa, tantas indigestiones, tantos vómitos, dormía plácida y feliz, sin vomitar ni una sola gota. ¡Ni una gotita de ese regalo fue rechazada por su cuerpecito! Y durmió feliz y sin dolores gran parte de la tarde.

Algo similar había pasado unas semanas atrás con otra amiga y mami de gran corazón. Pero yo no estaba presente, y os aseguro que verlo es una experiencia difícil de describir.

Nuestra princesa recibió mucho más que leche. Recibió el mejor alimento que pueda soñar, perfecto para su necesidad. Recibió protección inmunológica; para ahora y para el resto de su vida. Recibió protección contra futuras alergias, obesidad y otras enfermedades. Y recibió mucho amor. Y seguirá recibiendo todo esto, porque las dos mamás han acordado verse cada día para que la princesa reciba diariamente una ración de leche de la buena.

Pero recibió algo más. Un mensaje que decía: “No llevas mi sangre. Tu llegada al mundo ha sido un poco accidentada. Pero eres valiosa, eres importante, Dios te ama y yo también”. Y recibió todo esto con un sencillo gesto de amor.

Qué bendición nos ha dado Dios a las madres de poder dar a nuestros niños este “regalo para toda la vida” (como el Dr. Carlos González lo llama). Pero, ¡qué bendición aun más grande es el poder compartirlo! Con un gesto realmente sencillo tenemos la posibilidad de cambiar la vida de un niño.

Se trata de una decisión muy personal. Yo no participé, tan solo observé. Pero viendo a esa bebita durmiendo plácidamente, la cara de alegría y agradecimiento de esa mamá de acogida, y los ojos radiantes de felicidad de esa nodriza improvisada, puedo deciros que vale la pena. Si Dios te ha dado el don de tener leche en cantidad para regalar, no lo dudes. Ofrécesela a algún bebé de tu entorno que la pueda necesitar. Y si no tienes ningún bebé cerca, contacta con la Asociación de Bancos de Leche Humana, para que ellos te digan cómo utilizar ese precioso don. Es realmente fácil donar leche. ¡Hay mil formas de salvar una vida! Ésta es una de ellas, y vale la pena.

Nuestra generosa nodriza improvisada, además de ser una mamá maravillosa, es una estupenda fotógrafa. Puedes conocer su trabajo en aquí.

Puedes contactar con el Banco de Leche de España aquí. Si no vives en España, contacta con el banco más cercano a ti. Están repartidos por todo el mundo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s