Si mi hij@ se casa con el tuy@

Hijo se casa

Esta es una pequeña reflexión que comparte Em en su blog Teach me to Braid, y me encantó, porque me dio una nueva perspectiva de la educación que nos muestra que su influencia llega mucho más lejos de lo que muchas veces pensamos.

Solo quiero que sepas que estoy orando por ti.

Cuando estoy despierta en mitad de la noche (alimentando bebés, acunando cólicos, dando Dalsy a pequeños con fiebre, arropando piececitos traviesos, tapando peluches bajo pequeños bracitos…), pienso en ti. Porque es muy posible que tú estés despierta también, hacienda cosas parecidas. Cuidando de niños pequeños que yo ya amo, porque algún día poseerán los corazones que esta noche laten junto a mi pecho.

Oro para que te mantengas firme frente a las presiones para sobre-comprometeros y sobrecargar vuestro horario, que harás callar las voces que te dicen que no estás hacienda suficiente, que tus hijos no están hacienda suficiente.

Oro para que los lleves a la iglesia… para que las madres y padres de nuestros futuros nietos hayan crecido sabiendo lo que significa adorar, incluso si eso significa perderse el torneo de baloncesto o una noche durmiendo en casa de amigos.

Oro para que tu amor y compromiso con tu esposo o esposa aumente cada año que paséis juntos; que cada día amarás más el legado que estás creando, tanto como amas a la persona con quien lo estás creando.

Oro para que les hagas muchísimas fotos, para que un día yo pueda ver de dónde han sacado nuestros nietos esas orejitas tan graciosas y esas sonrisas traviesas.

Oro para que Jesús te dé cada día la fuerza suficiente para aguantar, pero no tanta que te haga olvidar Quién te dio esa fuerza.

Oro para que algún día seamos amigas.

¿Podrías orar por mí también?

Realmente yo no oro por tus hijos. Tal vez debería. Mi esposo sí lo hace, y creo que es maravilloso. Pero seguramente tus hijos están bien. Y seguramente, muchas veces, tú no. Probablemente, si te pareces a mí, estés muy cansada. Y algunos días, desanimada. Algunas veces, tu temperamento estalla, tu orgullo gana, y tu sonrisa es falsa. A veces olvidas cambiar el pañal del bebé, pasar tiempo haciendo tonterías con tu pequeño, ver de verdad a tu esposo. Así que es por ti por quien estoy orando ahora mismo, en la oscuridad, con este puñito de bebé bajo mi barbilla, y esta dulce y soñoliento respiración en mi oído. Ojalá sientas estas oraciones cuando más las necesites.

Estamos en esto juntas, tú y yo. Estamos construyendo algo hermoso con cada camisita doblada, cada pupa besada y cada historia contada.

No sabes cuánto significa para mí que les des a tus hijos todo lo que tienes cada día… incluso los días en los que, lo que tienes, no es mucho. Porque tu hij@ se dormirá junto al mí@ durante unos 50 años. Tu hij@ estará cogiendo la mano del mí@ cuando nazca nuestro primer nieto. Y cuando enfrenten los días más oscuros de sus vidas, serán tu hij@ y el mí@, enfrentándose a la batalla juntos.

Estoy segura que nuestros días más largos (esos que están llenos de tirones de pelo, desastres imposibles y rabietas), son los días en los que estamos moldeando corazones. Y algún día, uno de esos corazones que estoy ayudando a moldear se enamorará de uno de los corazones que tú estás moldeando con amor, y lo que resulte de esa sacudida… depende un poco de nosotras.

Oro para que abraces muy fuerte a tu hijo cuando se sienta triste o solo o asustado. Porque algún día, mi hija (ya mayor y con sus propios bebés) se sentirá triste o sola o asustada. Y él debe saber cómo sostenerla. Enséñale.

Y deja que tus hijas escuchen de ti palabras virtuosas, que traigan vida y esperanza. Porque algún día, mi hijo estará desgastado y cansado, y las palabras que estás colocando en la mente de tu hija hoy, se convertirán en al bálsamo para el alma de mi hijo.

Estoy esforzándome por hacer lo mismo. Y algunas veces… muchas veces… fallo. Ora por mí también.

Algún día nos sentaremos frente a un altar… muy elegantes y con montones de pañuelos en nuestra mano. Veremos a nuestros traviesos, pegajosos y dulces bebés transformarse, de alguna manera, en novios y novias, y hacer las mismas promesas que nosotras hemos mantenido… contra todo pronóstico y solo por Su gracia. Y veremos a esos niños crear sus propias familias con los ingredientes que les hemos dado. Los ingredientes que estamos deslizando en sus almas hoy.

Pero hasta entonces, estoy aquí sentada en la oscuridad con un bebé en mis brazos.

Y estoy orando por ti.

Aquí podéis leer el artículo original.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s