Tips de auto-protección para niños

Tips de autoproteccion

Aunque vivimos en un mundo maravilloso, también está lleno de peligros. Y los niños son especialmente vulnerables a algunos de ellos. Principalmente al ataque o agresión de desconocidos y también, tristemente, conocidos. Por eso, no nos queda más remedio que enseñarles a protegerse. Es nuestra responsabilidad hacerlo, pero debemos tener cuidado de hacerlo de forma que se sientan fuertes y capaces, pero nunca asustados y con miedo al mundo.

La web AnxiousToddlers.com nos da algunos consejos sobre acciones sencillas que los niños pueden realizar para autoprotegerse cuando estén en peligro o se sientan inseguros:

Proteccion 1Proteccion 2Proteccion 3Proteccion 4Proteccion 5Proteccion 6Proteccion 7

Si convertimos el aprendizaje en un juego, será mucho más fácil.

Ojalá nunca necesitamos poner en práctica estos aprendizajes. Pero si llegase el momento, es mejor estar preparados.

 

 

Advertisements

50 decadencias de Grey

image

Cuando está a punto de estrenarse la película 50 Sombras de Grey, no puedo evitar sentir una profunda tristeza y preocupación. Deseo para mis hijas una sociedad en la que la relación sexual sea el lazo que selle un amor puro, profundo y eterno. Y me preocupa, me preocupa grandemente ver cómo nuestra sociedad empieza a considerar prácticas sexuales que degradan y someten a la mujer, como válidas, e incluso, deseables. Me preocupa ver cómo esas prácticas se mezclan con un aire “romántico” que lo hacen atractivo para las mujeres. Me preocupa imaginarme las salas de cine repletas de jóvenes de 18, 19 y 20 años, en pleno descubrimiento sexual, buscando modelos que imitar.

Quisiera pensar que las autoridades se replantearán la calificación de la película y la clasificarán como “contenido violento y sexista”. Quisiera creer que la película será un fracaso y que no tendrá repercusión. Quisiera creerlo, pero no lo creo.

Y por eso, solo puedo esperar que las familias hagamos lo que la sociedad se niega a hacer, y protejamos nuestros hogares de la basura que intenta entrar en ellos.

Os dejo parte de una reflexión de la doctora Meg Meeker, la cual comparto al 100% (podéis leer el artículo íntegro aquí):

La película 50 Sombras de Grey llega a los cines el 13 de febrero de 2015. Esta película sigue la trilogía  que ha vendido más de 70 millones de copias en todo el mundo. Una inocente universitaria, Anastasia, se enamora perdidamente de un billonario atractivo y de dulce hablar, Christian Grey. El argumento engancha a todo romántico que desea que la dulce niña gane al hombre solitario y sufriente que “no  puede amar ni sentir romance”, y lo lleve a la luz fuera de su oscuridad. Queremos que la niña inocente gane al chico malo, pero el problema es que ese es solo el principio. Christian Grey seduce a Anastasia y la lleva a un mundo tan oscuro que, tanto como queremos creer que nadie realmente participa en ese tipo de cosas, nos volvemos tontos porque la realidad es que la gente sí lo hace. Lee “Stolen” de Katarina Rosenblatt PhD, sobre el tráfico sexual de mujeres en USA. ¿Estamos preparados para entretenernos con algo que está destrozando las vidas de niñas inocentes delante de nuestras narices? ¿Podemos decir que el argumento justifica el comportamiento enfermizo? Lo que hace la historia tan popular es justmente eso: un argumento “romántico” entre la chica buena y el chico malo que es condenadamente atractivo.

Mujeres sanas, de pensamientos claros e inteligentes quedan enganchadas por esta retorcida historia que combina la cantidad exacta de esperanza y bondad mezclada con la basura. Pero no debemos olvidar que la basura no solo apesta, también daña gravemente a las personas. Lo más suave que puede pasar es que las personas que la miren pierdan la sensibilidad hacia la unión de sexo y violencia; y lo peor es que las chicas jóvenes sean sexualmente violadas incluso más de lo que ya lo son. Así que, en nombre del entretenimiento, ¿estamos dispuestos a correr el riesgo?

Y eso es exactamente lo que hacemos cuando vemos “porno para mamás”, como fue catalogada la trilogía. No importa cuál sea nuestra excusa para ser entretenidos por el Sr. Grey, debemos estar dispuestos a admitir que si apoyamos la normalización de la pornografía enferma, somos en parte responsables de la caída de nuestros niños y de la sociedad. La realidad es que la gran mayoría de mujeres sanas no se van a involucrar en prácticas sadomasoquistas. Pero esa no es la cuestión. Apoyar la película promueve la aceptación pública de un nivel más oscuro de pornografía que inevitablemente cambiará a aquellos que la vean e incluso a muchos que no.

Pero no estoy aquí para juzgar a aquellos a quienes os gustan estas cosas. Estoy aquí para escribir sobre los efectos de la película en nuestros niños. No hay duda de que cualquier joven de menos de 25 años que vea la película se verá influenciado negativamente por ella.  Los chicos jóvenes verán sadomasoquismo gráfico y quedarán deslumbrados por él. Llegarán a comprender que, en cierto nivel, eso está bien. Al fin y al cabo, Christian Grey, cuyo dinero, aspecto y estilo de vida les atrae, lo hace. Y las chicas jóvenes, viéndolo en una pantalla más grande que la vida misma, verán que si un hombre genial y atractivo se comporta así con una chica inocente, entonces está bien para ellas también. ¿Por qué no? Muchas de esas chicas jóvenes no tendrán un padre en casa que les diga lo contrario.

No puedo contribuir a este tipo de “entretenimiento”. Me niego a colaborar en la creación de una sociedad en la que los jóvenes piensen que utilizar a una chica para satisfacer sus deseos es, no solo aceptable, sino atractivo; una sociedad en la que las chicas crean que está bien dejarse utilizar, someter y humillar por un hombre si es lo bastante sexy.

Me niego a que mis hijas se conviertan en la muñeca hinchable de algún degenerado a cambio de un poco de cariño.

Quiero para mis hijas hombres que las adoren y las admiren, hombres que vivan para amarlas y mimarlas, con un amor puro y profundo que llene por completo sus corazones; que las llenen de ternura y atención. Hombres que las hagan sentir valiosas y capaces, bonitas, inteligentes, maravillosas y dignas del mayor respeto del mundo. Hombres con los que puedan planificar una vida juntos de amor, confianza y felicidad.

Hombres que las vean y las traten como lo que son: preciosas hijas de Dios.