Órganos del cuerpo humano IMPRIMIBLE

Totschooling nos regala este imprimible gratuito con varias actividades que podemos realizar para aprender los órganos del cuerpo, su función y su ubicación. Podemos usarlos en su versión original en inglés, o traducirlos, ya que no es difícil de sobreescribir.

Human-Body-Organs-Printables

DESCARGA EL TUYO AQUÍ

Advertisements

“Mi lugar en el Universo” Montessori DIY

DSCN8326b

Iniciar a los niños en el conocimiento de la astronomía, de la Tierra y del lugar que ocupamos en ella es al mismo tiempo apasionante y difícil. Incluye conceptos abstractos difícil de explicar con palabras, como “universo” o “infinito”, que sus mentes todavía no están capacitadas para entender, así como medidas y dimensiones que escapan a su comprensión. Sin embargo, hay pequeños juegos que podemos hacer para ir introduciendo poco a poco esos conceptos en sus mentes. Lo haremos siempre de forma lúdica y sin prisas, ya que como hemos dicho, son ideas complejas que tardan tiempo en ser asimiladas por los cerebros jóvenes. Pero también sabemos que lo que se aprende jugando deja huellas más profundas y duraderas en el conocimiento. Así que, ¡a jugar!

Uno de los materiales más útiles para este fin es el llamado “Mi lugar en el Universo”, ideado por María Montessori. Consiste en un set de 12 cajas de distintos tamaños, que se introducen unas dentro de otras (al estilo muñecas rusas), con etiquetas que muestran a los niños el lugar que ocupamos en el enorme universo.

El juego se puede adquirir en tiendas especializadas. Pero como siempre, aquí os voy a enseñar a hacerlo vosotros mismos con materiales caseros o muy fáciles de conseguir, y por supuesto, muy barato.

MATERIALES:

  • Cartulinas de colores.
  • Lápiz.
  • Regla.
  • Tijeras.
  • Pegamento.
  • Fotografías impresas de los conceptos que vamos a trabajar (2 de cada).

Nuestro juego lo he creado con 10 cajas. Podéis añadir conceptos que yo no he utilizado, como “mi calle” o “mi provincia”. Decidid qué conceptos serán más útiles para vuestros niños. Los que yo he utilizado son los siguientes:

  • YO.
  • MI CASA.
  • MI CIUDAD.
  • MI COMUNIDAD AUTÓNOMA / ESTADO.
  • MI PAÍS.
  • MI CONTINENTE.
  • LA TIERRA.
  • EL SISTEMA SOLAR.
  • LA VÍA LÁCTEA.
  • EL UNIVERSO.

Para crear las cajas comenzaremos dibujando un cuadrado de 2 x 2 cm, dejando un margen de 1 cm alrededor. Después dibujaremos otro cuadrado de 3 x 3, dejando 1 cm alrededor. Después, de 4 x 4, con 1 cm alrededor. Y así sucesivamente, hasta tener el número de cuadrados que queramos realizar:

DSCN8300b

DSCN8299b

Las recortamos y hacemos una pequeña incisión en los márgenes, para poder doblarlos:

DSCN8303b

DSCN8304b

DSCN8306b

A continuación, doblamos los márgenes y los pegamos, para que quede como una cajita:

DSCN8308b

DSCN8310b

DSCN8316b

Por último, pegamos las fotografías en las cajas. Comenzamos pegando la fotografía del niño en la más pequeña, la casa en la siguiente, y así sucesivamente. Pegaremos una fotografía por dentro de la caja y otra por fuera:

DSCN8320bDSCN8323b

Finalmente introducimos unas cajas dentro de otras, y de esta forma, el juego ya está terminado.

DSCN8312bDSCN8315b

Hay 2 formas de utilizar el juego:

  1. Si ponemos las cajas boca arriba, vamos de lo más simple y cercano, a lo más complejo y lejano: Un niño vive en una casa, esa casa está dentro de esta ciudad, esta ciudad está dentro de esta comunidad, esta comunidad está dentro de este país… Y así sucesivamente.
  2. Si ponemos las cajas boca abajo, hacemos el camino a la inversa, de lo lejano a lo cercano: El Universo infinito lo contiene todo, dentro se encuentra la Vía Láctea, dentro hay una familia de planetas que se llama Sistema Solar, dentro se encuentra nuestro planeta Tierra, dentro de la Tierra hay un continente que se llama X… Y así sucesivamente.

Podemos poner el juego “Mi lugar en el Universo” cerca de algún globo terráqueo, al alcance del niño. De esta forma podrá investigarlo siempre que quiera.

Cuando tenga preguntas del tipo “¿dónde está Italia?”, “¿qué es Saturno?”o “¿los yayos se han ido a Madrid?”, podemos ir al Rincón de Astronomía y Geografía, y ayudarle a ubicar el lugar que le interesa. Lo irán aprendiendo casi sin darse cuenta 😉

Comienza el nuevo curso. ¿Cómo nos organizamos?

Horario

Ha llegado septiembre, y con él, la vuelta al cole. El comienzo de un nuevo curso es un momento delicado para muchas familias, principalmente a nivel económico: compra de libros, materiales, uniformes, comedor…

Si bien las familias homeschoolers no pasamos esa crisis económica, pasamos otra tal vez más delicada: una emocional.

Aunque educar en casa es una experiencia maravillosa llena de satisfacciones, también implica grandes sacrificios: no disponer casi de tiempo para uno mismo; tener sobre nuestros hombros la responsabilidad, no solo de la educación, sino de la formación académica de nuestros hijos; la dificultad para mantener en orden una casa en la que hay niños 24 horas al día, jugando y experimentando; la renuncia a un salario; la incomprensión social… Todo ello y mucho más regresa a nuestra vida en septiembre.

Entonces vemos cómo otras familias se preparan para la vuelta al cole, se realizan profesionalmente, viven con 2 salarios, tienen tiempo para sí mismos… Incluso hacen vídeos “graciosos” que se hacen virales, con los padres saltando y bailando de felicidad cuando sus hijos se suben al autobús escolar. Vídeos que, por cierto, no encuentro en absoluto graciosos.

Y entonces, dudamos. Dudamos de nuestra decisión, de nuestra capacidad, de nuestra energía. Nos volvemos a plantear la decisión que una vez tomamos.

Y entonces… nos sentimos culpables por dudar.

Si esto te ha pasado a ti, déjame decirte que no eres el único. Dudar es normal. El estilo de vida que hemos escogido no es sencillo. Así que, no te preocupes. Duda. Porque dudando recordamos por qué hacemos esto. Y necesitamos recordarlo una y otra vez.

A través de mi propia experiencia he ido aprendiendo que, para que la experiencia de la educación en familia sea una bendición y no una tortura, tengo que organizarme, de forma que consiga tener tiempo para todo lo que necesito hacer (o quiero hacer). Para mí es importante, además de atender a mis hijas, conseguir lo siguiente:

  • Que mi casa esté organizada. Mi cerebro no funciona en medio del caos. Me bloqueo y me pongo de mal humor, por lo que tener la casa ordenada no es una opción. No es necesario que esté lista para una visita real, pero debe estar organizada y cómoda.
  • Tener tiempo para mí, para mis intereses y mis hobbies.
  • Tener tiempo a solas con mi pareja cada día.
  • Hacer ejercicio. Aunque me cuesta horrores incluirlo en mi rutina, sé que lo necesito.
  • Que mis obligaciones acaben temprano, para poder descansar.
  • Tiempo a solas con Dios, en grandes cantidades.

Para intentar encajar todo esto, he creado un horario. Por supuesto no lo seguiremos a rajatabla, pero nos servirá de guía. Es útil para familias con niños pequeños, hasta 6 ó 7 años, que no necesitan más de 1 hora o 1 hora y media de trabajo académico al día. Lo comparto con vosotros, por si os puede servir de base para crear vuestro propio horario. Podéis adaptarlo en función de las necesidades de vuestra familia. Pensad qué cosas son importantes para vosotros, que cosas queréis ser capaces de hacer durante el día, a qué hora queréis que se acuesten vuestros peques…

Este es nuestro horario:

  • 7:30 – 8:00— Me levanto. Así tengo un buen rato a solas antes de que se despierte mi pequeña para leer la Biblia, orar, meditar y coger fuerzas para el día. Mi hija se suele levantar entre las 8:30 y las 9.

  • 9 – 9:30— Lectura con mi pequeña, meditación y oración para comenzar el día.

  • 9:30 – 10:00— Desayuno.

  • 10:00 – 10:30— Organizar la casa. Hacer las camas, barrer… Lo básico para un día cómodo. Los niños participan en función de su capacidad.

  • 10:30 – 11:30— Ejercicio. Me cuesta mucha mucho incluir el ejercicio en el horario, pero sé que lo necesito. Finalmente he decidido colocarlo por la mañana, porque por la noche no me queda energía. Y resulta que mi peque se apunta y lo hace conmigo. Así que ya tenemos clase de Educación Física 😉 Hago el ejercicio en casa, porque pierdo mucho tiempo yendo al gimnasio. Después del ejercicio, nos arreglamos.

  • 11:30 – 13:00— Estudio.

  • 13:00— Cocinar. Los peques también pueden colaborar en función de sus capacidades y su edad.

  • 14:30 – 15:30— Comer.

  • 16:00 – 17:30— Reposo, juego libre y peli. Mientras ella se relaja después de comer, jugando o viendo dibujos (en inglés, y así aprovechamos la ocasión 😉 ), yo aprovecho también para relajarme un rato y para preparar actividades y materiales para ella.

  • 17:30 – 19:30— Este espacio queda libre para lo que necesitemos hacer. Podemos merendar, ir de paseo, a la biblioteca, jugar con los materiales educativos, aprovechar para limpiar algo pendiente de la casa, hacer jardinería, ir a la compra, jugar…

  • Antes de ir a la ducha— Hacemos una segunda batida a la casa, recogiendo las cosas que han quedado tiradas durante el día. Cuantos más trastos hayan dejado los niños por ahí, más trabajo tendrán. Así, poco a poco, van aprendiendo que es mejor guardar las cosas después de usarlas (algunos lo aprenden; a otros hay que recordárselo toda la vida. ¡Paciencia!).

  • 19:30 – 20:00— Ducha y pijama.

  • 20:00 – 20:30— Cena.

  • 20:30 – 21:00— Culto familiar.

  • 21:00— ¡Los niños a dormir! Es importante que los niños se acuesten temprano. Además de ser bueno para su salud, concede a los papás algo de tiempo para ellos mismos.

  • A partir de las 21:00— Tiempo para terminar de arreglar la casa, leer, estudiar, relajarse delante de la tele, estar en pareja… y dormir temprano quien quiera hacerlo.

Aquí podéis descargar el horario para imprimir: Horario curso 2017-2018

Os animo a que hagáis vuestro propio horario, y recordéis que es una ayuda, no un tirano al que servir. Tened en cuenta vuestras propias necesidades, buscad un grupo de apoyo, pedid ayuda si la necesitáis, no es creéis cargas innecesarias. Y disfrutad. Recordad que cultivar una relación con nuestros hijos maravillosa es lo importante. Todo lo demás es secundario, y llegará tarde o temprano.

¡Feliz nuevo curso!

Lo que todo padre debe saber acerca del Instagram actualizado

Instagram actualizado

Cuando hablamos de la educación de niños mayores y adolescentes, una de las primeras preocupaciones que nos vienen a la mente son las redes sociales. En muy pocos años se han convertido en un “imprescindible” en la vida de mucha gente, especialmente (aunque no únicamente) joven. Ocupan casi la totalidad del tiempo libre de nuestros hijos, y su influencia sobre su vida y su carácter es descomunal. Se trata de un tema crucial.

Soy partidaria de posponer el uso de las redes sociales el mayor tiempo posible. Pero la realidad nos dice que cuando un niño o adolescente ha decidido tener una red social, lo va a hacer, aunque lo tenga prohibido. Lo hará en el móvil de un amigo o en el colegio. Pero lo hará. Por eso es imprescindible que los padres no formemos en todas esas aplicaciones que nuestros hijos están usando. Debemos tener la capacidad de monitorizarles, protegerles e instruirles en su uso correcto, para reducir al mínimo posible (tristemente nunca será a 0) el peligro potencial que representan.

La web Brave Parenting ha publicado un artículo excelente sobre la aplicación de moda entre los adolescentes: Instagram. Nos explica cómo funciona, de qué manera se pueden ocultar contenidos a la vista de los padres, y ofrece consejos para minimizar riesgos. Aquí lo tenéis. Espero que os sea muy útil.

Batalla por las almas

Hay unas pocas corporaciones gigantes batallando brutalmente para ganar las almas de nuestros niños (y dinero en sus bolsillos). Por “alma” me refiero a su entera existencia, y por “dinero” me refiero a miles de millones.

Aparte de Google, quien es un claro líder con sus esfuerzos por ser el primero de la clase, 3 redes sociales gigantes: Facebook, Instagram (ahora en poder de Facebook) y Snapchat están vergonzosamente copiando características unos de otros con el fin de cautivar  la atención de nuestros niños. El último año, Snapchat se colocó a la cabeza de sus competidores capturando el 79% del tiempo y las vidas de nuestros adolescentes. Fue el primer año que Facebook no se llevó la corona. Todo el mundo tomó nota y pasó a la acción.

Si las fotos que desaparecen han funcionado tan bien para Snapchat, ¿por qué no añadirlas a instagram?

Si las historias han funcionado tan bien para Snapchat, ¿por qué no añadirlas a Instagram y Facebook?

Con la adición de las nuevas características, los gurús de las redes sociales están promoviendo Instagram como la app número 1 en la que debemos estar. El decline del uso de Snapchat es grande, pero eso significa que Instagram (con sus nuevas características tipo Snapchat) será el lugar en el que nuestros hijos querrán estar.

En el pasado, Brave Parenting recomendó Instagram para la introducción en las redes sociales. Pero con la tecnología, los cambios suceden rápido, y con ello, nuestras recomendaciones cambian también.

Lo que necesitas saber acerca de Instagram

Instagram, con más de 600 millones de usuarios, es una aplicación que abarca todo, tanto para adolescentes como para adultos. Para adolescentes contiene popularidad, conversaciones privadas e irrastreables, fotos y contenidos que desaparecen, auto-promoción, pornografía y forma de conectar/ligar –todo junto en una precaria aplicación.

Es imperativo entender que esta aplicación es GRATIS porque puede VENDER las fotografías y vídeos que cuelgas, y porque los anunciantes pagan grandes sumas de dinero para obtener la atención de jóvenes niños y adolescentes. Si no estás familiarizado con la aplicación, ésto es lo que necesitas saber:

  • La característica más novedosa es Instagram Direct, que permite enviar y recibir fotos y vídeos que “expiran”. Así es como los niños compartirñan sus fotos desnudos, acuerdos de drogas y acoso –entre otras cosas. Los usuarios pueden bloquear a ciertas personas para que no les envíen mensajes o fotos, pero Instagram Direct no se puede bloquear completamente. Hay formas sencillas de conseguir capturas de pantalla de fotos de Instagram Direct fuertemente deseadas. Los cual confirma el hecho de que NADA ES PRIVADO O DESAPARECE REALMENTE en la red.
  • Las historias, como en Snapchat, en una característica añadida recientemente. En su intento de “crear conexiones más profundas” y de ayudar a la gente a “contar historias más ricas”, han añadido la posibilidad de etiquetar las historias, añadir web links, así como buscar historias a través de hashtags y localizaciones.
  • Recientemente Instagram ha sido considerada la peor aplicación para la salud mental y el bienestar en un estudio reciente. El uso de esta aplicación conduce a un aumento de la ansiedad, la depresión, el bullying y el síndrome de FOMO (“miedo a perderse algo”). Además, esta aplicación es bien conocida por destruir la autoestima de las niñas jóvenes mediante la comparación y la competición.
  • Los hashtags son muchísimos, y permiten a los usuarios buscar y “trolear” archivos de temas como #desnudossnapchat #golpeame #suicidio.
  • Usando la opción “BLOG”, los usuarios pueden tener acceso sin filtro a Facebook, Twitter, Google y Tumblr (conocido por contener abundante porno) –todo ello sin salir de la aplicación. Combinado con la capacidad de BORRAR EL HISTORIAL DE BÚSQUEDAS, se convierte en malas noticias para los padres.
  • El modo MAPA de Instagram puede ser encendido fácilmente para permitir localizar las fotos o vídeos. Esto es especialmente preocupante para niños con perfiles públicos, ya que extraños podrán conocer su localización exacta.
  • Las cuentas privadas pueden prevenir que personas no deseadas vean el contenido de tu hijo. Tú debes aprobar cualquier petición de seguir a tu hijo. No obstante, una cuenta privada no impide que tu hijo busque y siga a personas inapropiadas.
  • SPAM o FINSTA son segundas cuentas que los niños crean para esconder contenido. Ellos mantienen su cuenta original (con el mejor contenido, donde mamá me sigue), mientras que las cuentas SPAM o FINSTA las utilizan para tener una comunicación más privada con amigos cercanos.
  • Pronto, Instagra, quiere que hagas tus compras a través de la aplicación.
  • Los términos de uso de Instagram establecen que debes tener 13 años para tener una cuenta. Esto no es porque quieren proteger a los niños de 12 años, sino para protegerse ellos mismos bajo la ley COPPA. Los términos del servicio también establecen que Instagram tiene el derecho de USAR o VENDER cualquiera de tus fotos (por las que ellos cobrarán pero tú no), información personal, likes y preferencias.

Lo que necesitas hacer como padre

Primero, considera estas buenas prácticas cuando decidas permitir a tu hijo tener una red social, sea Instagram u otra.

  • Permite una sola plataforma. No hay necesidad de extender la adicción y los peligros a múltiples plataformas.
  • Crea la cuenta CON tu hijo. Debes ayudarle a crear el nombre de usuario (¿será su nombre real?) así como poner una contraseña que SOLO TÚ conozcas. Los padres necesitan enseñar a sus hijos a usar las redes sociales, y esto solo se puede hacer teniendo acceso único a la contraseña. Sin normas y estándares de uso, el cyberbullying y la vergüenza están completamente fuera de control entre los adolescentes. Los padres necesitan enseñar buen carácter monitorizando su actividad y enseñándoles amabilidad, auto-control y autoestima.
  • Haz la cuenta PRIVADA. La población mundial de las redes sociales no necesita tener acceso a tu hijo.
  • Permite amigos/seguidores con un grado de separación. Si no le permitirías a tu hijo salir con cierta persona, no necesitan ser amigos en las redes sociales. El propósito de una red social nunca debería ser acumular miles de seguidores –este es un propósito completamente equivocado. Un grado de separación con amigos.
  • Responsabilidad. Asegúrate de que hay alguien más (o tú mismo) siguiendo a tu hijo, que pueda reportarte cualquier actividad alarmante. Puede ser una tía o un tío, un hermano mayor, un mentor, su antigua canguro, o quienquiera que tengas.
  • Nada de selfies. Esta es una moda completamente normalizada en nuestra cultura. No te conformes. No hay nada de humilde, modesto ni saludable en colgar fotos de uno mismo buscando validación y alabanza.

Debido a las nuevas características evasivas que Instagram ahora ofrece, junto con la falta de control parental, Brave Prenting ya no recomienda esta aplicación como aplicación introductoria. Combinando las nuevas características con las investigaciones que verifican los problemas de salud mental, es incluso difícil recomendarla para adultos. Sus atractivas y voluminosas características son suficientes para cautivar y enganchar a adultos fuertemente auto-disciplinados. ¿Cuánto más atrapará el cerebro en desarrollo e inmaduro de un niño?

Considera si Instagram es realmente seguro y necesario para tu hijo, o no. Si tu hijo tiene 15 años o menos, nuestro consejo es que le niegues Instagram al menos hasta los 16, o incluso más tarde, dependiendo del niño. Cada niño es diferente, pero para aquellos que tienden a obsesionarse, consumir media, abrazar modas culturales y tomar riesgos, es más peligroso. Dicho de otro modo, es demasiado bueno para resistirse, lo cual lo hace peligroso.

Tu decisión de permitirla o prohibirla afectará eternamente a la persona en que se convertirá tu hijo. La aplicación pondrá a prueba su carácter, integridad valores morales y decisiones. La indecisión como padre no es una opción; no te exime de responsabilidad. La conclusión es la siguiente: si la permites, eres responsable de monitorizar y entrenar a tu hijo en el uso correcto (no el abuso).

 

Gymkana de palabras (para potenciar la lectura en preescolares)

Gymkana de palabras

Cuando iniciamos a los niños en la lecto-escritura, nuestro objetivo principal no es que los niños consigan unir letras, sino que se conviertan en lectores. Que la lectura nunca sea una carga ni una actividad tediosa, sino que lleguen a amarla y a disfrutar con ella.

Para conseguirlo, es muy importante que basemos nuestras prácticas de lectura en actividades reales, relacionadas con la vida diaria, y con objetivos prácticos y muy motivadores.

Una actividad muy sencilla que podemos realizar cuando los niños comienzan a captar el concepto de lectura, y empiezan a ser capaces de unir letras, es la Gymkana de Palabras. Con ella conseguiremos ofrecer a los niños una fuerte motivación para esforzarse a leer algunas palabras.

Solo necesitamos pequeños trozos de papel en los que escribiremos las pistas, y un “premio” que será el “tesoro” que tendrán que buscar.

El tesoro puede ser cualquier cosa que se nos ocurra que le pueda hacer ilusión al peque: un chocolate, un juego educativo, incluso algo que hagamos nosotros. Para nuestra primera gymkana yo hice una pequeña libretita (porque le encantan las cosas en miniatura J) usando tan solo papeles de colores y goma EVA. Me quedó así:

DSCN8286b

Para el tesoro, el único límite es la imaginación.

Después, prepararemos las pistas. En cada papel ponemos el nombre de un lugar de la casa. Tanto el número de pistas como la dificultad de las palabras dependerán del nivel de lectura en el que está el niño.

Podemos escribirlas a mano o imprimirlas. En este caso, yo opté por escribirlas a mano siguiendo la metodología Montessori (consonantes en rojo y vocales en azul).

Nuestras pistas fueron pocas y con palabras sencillas, ya que nos estamos iniciando en la lectura:

  • Cama.
  • Mesa de comer.
  • Tele.
  • Nevera.
  • Bañera.
  • Niko.
  • Sofá.

DSCN8288b

Al día siguiente podemos volver a hacer la gymkana con las mismas pistas pero en diferente orden. De esta manera las palabras ya les suenan del día anterior y le resulta más fácil leerlas usando el contexto. Después, podemos ir inventando nuevas gymkanas, usar diferentes zonas de la casa, palabras más complejas, listas más largas… según vayan avanzando en su nivel de lectura.

Aprender a leer jugando es el motivador más fuerte que podemos encontrar. Encontrar el tesoro es una motivación y una alegría enorme para ellos. Se esfuerzan en leer con un entusiasmo que ojalá les dure toda la vida.

DSCN8289b

Precauciones para ir a la montaña con niños (o lo que una víbora me enseñó)

Precauciones montanya

En nuestra familia amamos la naturaleza. Nos encantan los animales, la playa y la montaña. La naturaleza es el mejor lugar en el que los niños pueden crecer y desarrollarse, y el más estimulante para aprender.

La peque también ama la naturaleza, y parece un cervatillo correteando y saltando cada vez que se encuentra rodeada de verde o de mar. Ahora que ya no es tan peque, hemos empezado a hacer excursiones más largas por la montaña, para que siga aprendiendo a disfrutar de la naturaleza y a protegerla. Tenemos el privilegio de vivir rodeados de espacios naturales a muy poca distancia de nuestra casa. Esto tiene una ventaja y una desventaja. La ventaja es que podemos hacer preciosas excursiones de senderismo conduciendo tan solo 5 minutos. La desventaja es que, cuando nos desplazamos cerca de casa, corremos el riesgo de confiarnos, porque total, estamos “aquí al lado”. Y olvidamos que la naturaleza es tan maravillosa como impredecible. Y debemos tomar precauciones necesarias, especialmente cuando vamos con niños.

Fui muy consciente de ello hace unas semanas, cuando la peque y yo solas fuimos a hacer una de esas excursiones al lado de nuestra casa. Decidimos inspeccionar un río que está a unos 7 minutos en coche. El depósito de gasolina estaba casi vacío, pero no me importó porque íbamos muy cerca. Así que puse en una mochila una botella de agua, una toalla pequeña y el móvil, y nos pusimos en marcha. Mientras caminábamos por el pequeño sendero rumbo al río, mi hija iba jugando y saltando feliz. Comenzó a caminar hacia atrás mientras me hablaba. Y entonces vi 2 pasos detrás de ella lo que yo creí que era una culebra. Instintivamente le grité que se parase, y sorprendentemente y sin que sirva de precedente, ella se paró en seco por primera vez en su vida.

Decidimos aprovechar el regalo que nos había hecho la naturaleza, y observar a la culebra, cómo se desplazaba, hablar de los reptiles… Y en ese momento me di cuenta de que no era una culebra; era una víbora. Y mi hija había estado a 2 pasos de pisarla.

Tras observarla unos minutos y hacer algunas fotos, seguimos nuestro camino. Pero yo no podía dejar de pensar en lo que podía haber pasado si la llega a pisar, y en la cantidad de temeridades que yo había cometido: no llevaba ningún tipo de material sanitario para emergencias, no tenía trazada una ruta mental hasta el hospital más cercano (en momentos de tensión es difícil tomar este tipo de decisiones si no están planificadas con anterioridad), no tenía gasolina en el depósito… Porque, claro, estábamos “ahí al lado”, y perdemos la sensación de peligro cuando estamos cerca de casa.

Esa misma noche hice una pequeña investigación sobre las precauciones básicas que debemos tener SIEMPRE que vayamos a la montaña con niños. Y aquí las comparto con vosotros:

  • Planificar la ruta con antelación, y tener a alguien al tanto de dónde vamos a estar y cuánto esperamos tardar.

  • Llevar el móvil totalmente cargado, y si es posible, movernos por zonas con cobertura.

  • Tener trazado mentalmente el camino que realizaremos hasta el centro de urgencias más cercano en caso de necesidad.

  • Tener el depósito de gasolina del coche lo bastante lleno para realizar un desplazamiento de emergencia a un hospital lejano.

  • Llevar ropa y calzado adecuados (aunque haga calor).

  • Caminar usando un palo, especialmente cuando caminemos por zonas en las que no veamos el suelo.

  • Llevar en la mochila un pequeño botiquín que contenga al menos:

    • Antiséptico.

    • Ibuprofeno.

    • Gasas y vendas.

    • Repelente de insectos.

    • Lápiz de amoniaco para las picaduras.

    • Colirio para los ojos en caso de irritación.

    • Medicación personal si alguien la necesita.

    • Pinzas

    • Suero fisiológico.

    • Una hoja de bisturí.

¿Qué debemos hacer en caso de que se produzca una picadura de víbora?

  1. Restringir el movimiento de la zona mordida y mantenerla por debajo del nivel del corazón.
  2. No cortar ni succionar. Tampoco aplicar frío.
  3. Realizar un vendaje compresivo o un torniquete suave.
  4. Ir rápidamente al centro de urgencias más cercano. Si hemos podido identificar la víbora, mejor. Pero no debemos ponernos en riesgo acercándonos demasiado con el fin de identificarla.

¿Y qué hacemos si somos atacados por un enjambre de abejas?

  1. Cubrirnos el rostro y cerrar la boca.
  2. Coger a los niños en brazos y correr.
  3. Buscar refugio. Puede ser el coche, una casa cercana, un lugar oscuro, cubrirnos con algo… Lo que se nos ocurra y tengamos a mano.
  4. Las abejas pararán el ataque cuando no tengan sensación de peligro.
  5. Una vez se hayan marchado, hay que retirar los aguijones con cuidado para sacar también el saquito de veneno.
  6. Aplicar frío sobre las picaduras.
  7. Si son muchas o el ataque lo ha recibido un niño, realizar un chequeo médico cuanto antes.

Para poder disfrutar de la naturaleza con seguridad, es imprescindible que enseñemos a los niños a observarla y moverse en ella. Deben aprender cómo caminar, cuándo correr y cuándo no, dónde pisar y dónde no, qué pueden golpear y qué no deben golpear…

 

¡Y ahora sí, ya estamos listas para nuestra próxima excursión! 😉

¿Viven los niños homeschoolers en una burbuja?

viven-los-ninos-homeschoolers-en-una-burbuja

Esa es posiblemente la principal crítica que reciben las familias homeschoolers. Que los niños crecen en una burbuja, en una especie de “realidad paralela” que no tiene parecido con el mundo real.

¿Será cierto eso?

Para poder responder a esta pregunta necesitamos analizar cómo es la infancia de un niño homeschooler:

Los niños que aprenden en familia generalmente pasan sus primeros años sin seguir horarios fijos ni una rutina establecida ni estricta. Sus ritmos biológicos marcan a qué hora se levantan y a qué hora se acuestan. Y dedican la mayor parte del día a jugar.

No tienen estrés, prisas ni plazos de entrega.

Aprenden a su propio ritmo, y dedican la mayor parte de sus esfuerzos y de su tiempo a investigar y aprender sobre las cosas que más les gustan.

No realizan exámenes ni pruebas estandarizadas. No miden sus progresos ni su aprendizaje a través de un número. No comparan su trabajo ni su rendimiento con el trabajo y el rendimiento de los demás, y nadie se compara con ellos. No son penalizados por los errores que cometen, y tienen infinitas posibilidades para intentar algo hasta que consiguen hacerlo bien.

Los estudios no son el centro de su vida ni de su tiempo. Son una parte más, junto con la colaboración en las tareas de la casa, la ayuda a los demás, y el juego, toneladas de tiempo para jugar.

Están rodeados de amistades positivas. No sufren discriminación ni son rechazados por realizar su trabajo peor que los demás o mejor que los demás. Suelen tener un adulto cerca al que recurrir como mediador cuando no pueden resolver sus conflictos. No tienen la menor idea de lo que es el bullying.

Disponen de mucho tiempo libre, a veces hasta el aburrimiento. Aburrimiento que muchas veces termina generando una genialidad. Otras veces, alguna que otra trastada.

Pasan en familia cantidades ingentes de tiempo, creando lazos que durarán toda la vida. El entorno en el que son amados incondicionalmente y el entorno en el que aprenden se fusionan en uno solo, de manera que crecen sabiéndose amados a pesar de su conducta o de su rendimiento.

 

Así que, después de analizar lo anterior, no me queda más remedio que admitir que sí; los niños homeschoolers efectivamente pasan su infancia en una burbuja.

Pero la pregunta realmente importante es: ¿es malo que los niños pasen su infancia en una burbuja? ¿Les perjudica o les dificulta su adaptación al “mundo real” en su vida adulta?

O tal vez… tal vez sea todo lo contrario.

Porque, ¿cómo les afecta el hecho de pasar su infancia en una burbuja?

Para empezar, el que durante sus primeros años de vida sus ritmos biológicos sean respetados y no sufran ningún tipo de estrés ni ansiedad fortalece su sistema nervioso y su sistema inmunológico hasta niveles que aun se están estudiando. El cortisol (la hormona del estrés), necesaria en dosis bajas pero destructora del sistema nervioso en dosis altas, no debería aparecer en la vida del niño hasta que su sistema nervioso esté lo bastante desarrollado y fortalecido para hacerle frente. Por lo tanto, un niño que no ha sufrido subidas de cortisol durante su infancia tendrá más posibilidades de convertirse en un adulto más estable y fuerte psicológica y emocionalmente.

El no estar sometidos a exámenes ni pruebas estandarizadas, el no asociar su valor a un número, el no ser comparados con otros niños… hace que su autoestima crezca fuerte y saludable en unos años que son vitales para ello. No asocian su autoconcepto a su rendimiento escolar. Cuidar y proteger la autoestima de nuestros hijos es una de nuestras principales responsabilidades, ya que, lo que lograrán en la vida no depende de lo que aprendan en el colegio, sino de lo que se crean capaces de conseguir.

No tienen miedo a equivocarse, porque nunca se les ha penalizado por ello. Saben que equivocarse forma parte del aprendizaje, y no les frustra tratar de hacer algo una y otra vez hasta dominarlo. Por la misma razón, que otra persona se equivoque no es motivo de burla o desprecio.

La falta de competitividad hace que no sientan la necesidad de ser mejores que los demás, sino que buscan ser la mejor versión de sí mismos. Aprenden a sentir satisfacción por el trabajo bien hecho. El éxito ajeno no es una amenaza para ellos, por lo que desarrollan una mayor capacidad de empatía, de solidaridad y de ayuda a los demás.

Tienen el tiempo y la ocasión para estar en profundo contacto consigo mismos, para conocerse y descubrir qué les gusta y se les da bien: sus dones. Y para desarrollarlos. De esta manera, en muchas ocasiones desarrollan vocaciones tempranas, saben muy bien lo que quieren y aprenden a luchar por ello. Su aprendizaje está cargado de emoción, que es el pilar básico del mismo (como la neurociencia está demostrando en estos tiempos).

Al haber crecido en ambientes muy diversos, rodeados de personas distintas y con obligaciones muy variadas, desarrollan un gran sentido de la responsabilidad.

La enorme cantidad de tiempo del que disponen para jugar y para aburrirse los hace enormemente creativos.

Sus relaciones sociales son saludables. La discriminación o el rechazo no forman parte de sus opciones; ni para ejercerlos, ni para sufrirlos. No contemplan la posibilidad de ser crueles con los demás, porque no han crecido en un entorno en el que eso ocurra, en el que el abusador sea el líder del grupo. Y tampoco están dispuestos a dejarse someter, porque su autoestima saludable no se lo permite. En su edad adulta muy probablemente se rodearán de sanas compañías y se levantarán en defensa del débil.

Aunque es básico que los niños tengan la ocasión y la oportunidad de resolver sus conflictos sin necesidad de que medien los adultos, es algo muy positivo que casi siempre haya uno cerca observando lo que sucede. Especialmente en la etapa de infantil y primaria, pretender que los niños están capacitados para resolver sus conflictos es una utopía. No disponen de todas las herramientas sociales ni psicológicas que necesitan. Aún están desarrollándolas (¡son niños!). Por eso es básico que un adulto esté presente en todo momento para impedir que un niño sufra, no solo un daño físico (que es cuando los adultos solemos intervenir), sino también, y lo que es más importante, un daño emocional o un ataque a su autoestima que puede dejarle secuelas de por vida. Los niños pequeños se están formando una idea de quiénes son y cuál es su valía a través de su interacción con el medio y las personas que les rodean, y como dijimos anteriormente, su autoestima es uno de sus bienes más preciados, y debe ser protegida a toda costa.

Los fuertes lazos creados con su familia son un escudo durante la adolescencia. Podrán pasar sus crisis, como cualquier adolescente. Pero no se sentirán aislados ni incomprendidos. Tendrán el recuerdo de ese dulce refugio al que pueden acudir siempre que lo deseen.  Porque habrán experimentado aceptación y amor incondicional cada minuto de cada día durante su infancia.

Y ese recuerdo les durará toda la vida.

 

El homeschooling no es garantía de que los niños se convertirán en adultos sanos, emocionalmente estables, con autoestima saludable, responsables, trabajadores, respetuosos y solidarios. Pero sin duda les estaremos proporcionando muchas más herramientas para que lo consigan.

Y no, no nos preocupemos, no es una burbuja hermética. A pesar de ella, los niños conocen el “mundo real”. Tienen primos, amigos, salen a la calle, se relacionan con todo tipo de gente, ven a sus padres salir a trabajar, participan en competiciones deportivas (donde a veces ganan y a veces pierden), miran la televisión… Aprenderán que existen los exámenes de acceso a la universidad, las notas de corte, las entrevistas de trabajo, los plazos de entrega, los despertadores… Y cuando llegue el momento de enfrentarse a todo ello, estarán preparados.

Así que, podemos decir con orgullo que nuestros hijos están creciendo en una burbuja. Una bendita burbuja que desearía que todos los niños del mundo pudieran experimentar.