Calendario de Adviento

Thinking Kids Blog ha preparado un precioso calendario de adviento que nos propone una lectura bíblica cada día. Podemos hacerlo como un banderín, con forma de árbol de Navidad, o como nuestra imaginación proponga 😉

Printable-Advent-Calendar-with-Advent-Readings-PIN

DESCARGA AQUÍ TU CALENDARIO

Advertisements

Proyecto “Los Conejos” (3 a 6 años)

Proyecto Conejos

Os presento un nuevo proyecto de trabajo, muy tierno, que suele ser muy solicitado por los peques: Los conejos. Con este proyecto trataremos gran cantidad de contenidos, como lecto-escritura, biología, literatura, unidades de medida, geografía… así como múltiples competencias clave.

Como todos los proyectos, una vez escogido el tema comenzaremos con una actividad motivadora. Puede ser ver un documental, traer al aula o a casa un conejito para que los niños lo acaricien (siempre teniendo en cuenta que son animales muuuuuy delicados, por lo que no deben pasar de mano en mano), o cualquier cosa que se nos ocurra.

Aunque debemos estar abiertos a dirigir el proyecto por el camino que marquen los niños, las siguientes actividades nos sirven como programación de base sobre la que empezar a trabajar:

  • Hacer una lista de los datos que sabemos sobre los conejos. Después, otra lista con las cosas que queremos averiguar.

Qué sabemos GyAQué queremos saber GyA

  • Ver el vídeo “Los niños conocen al conejo” (13 minutos), y responder a las preguntas que el vídeo propone para comprobar la comprensión.
  • Analizar cuáles son las posibles fuentes de información: libros, vídeos, personas expertas, internet… Consultar algunas de las fuentes posibles: criadores, tiendas, biblioteca… Estas son algunas webs interesantes, aunque hay cientos:
  • Con la información que hemos obtenido, rellenamos los mapas conceptuales.

Características 1 GyA_1Características 1 GyA_2Características 2 GyAReproducción y alimentación GyA_1Reproducción y alimentación GyA_2Reproducción y alimentación GyA_3Reproducción y alimentación GyA_4

  • Los conejos están presentes en todos los continentes, excepto en la Antártida. Repasaremos los continentes con el mapa. Del segundo mapa recortaremos los continentes separados. Podemos colorearlos de diferentes colores para que se aprecie mejor la diferencia. Sobre el mapa pegarán los continentes que tienen conejos, y abajo pegarán la Antártida.

Dónde viven GyA_1Dónde viven GyA_2

La llegada de un conejo a casa GyA

Cómo saber si mi conejo me quiere GyA

  • Describir verbalmente a los niños las características de 5 de las principales o más llamativas razas de conejos (rex, cabeza de león, belier, angora y gigante de flandes). Tratar de que, solo con la descirpción, los niños sepan identificar cada conejo con su raza. Unir con flechas.

Razas GyA

  • Averiguar cuánto pesan y miden los conejos. Son medidas aproximadas, porque varían mucho en cuanto a tamaño y peso. Para la siguiente actividad, tomaremos como media 2 kg y 40 cm. Trabajaremos las unidades de medida así:
    • Cogemos un metro y vemos cuánto son 40cm. Después, con el metro en la mano, buscaremos cosas que midan más de 40cm, y cosas que midan menos. Rellenaremos la ficha. Los niños que sepan escribir lo harán ellos mismos. Para los que no, lo escribiremos nosotros.

Cuánto miden GyA

    • Para el peso, crearemos una báscula muy visual. Solo necesitamos una percha y 2 bolsas. Colgaremos una bolsa en cada extremo de la percha, y luego colgaremos la percha en algún lugar en el que pueda oscilar. En una de las bolsas meteremos algo que pese 2kg (aproximadamente el peso de los conejos). En la otra bolsa iremos introduciendo distintos objetos, para averiguar si pesan más o menos que un conejo. Trataremos de que sean ellos mismos los que deduzcan cómo funciona la “báscula”. Rellenaremos la ficha de la misma forma que la anterior.

Cuánto pesan GyA

  • Manualidades a nuestra elección que sean del agrado de los niños con los que trabajamos. No olvidemos hacer actividades abiertas a la creatividad.
  • Observar la lámina sobre cómo son las madrigueras y las huellas de los conejos. Hacer una excursión por el bosque tratando de encontrar señales de los conejos: “conguitos” (como coloquialmente se llama a sus cacas), huellas, o si puede ser, madrigueras (aunque es muy difícil).

Dónde viven GyA_3

Poema Conejito GyA

  • Literatura. Leer 2 clásicos de la literatura: “El conejo de terciopelo” de Margery Williams, y “La historia de Pedro el Conejo” de Beatrix Potter. Podemos hacer una visita a la biblioteca, o también descargarlos en inglés en los siguientes enlaces:
  • Unir los puntos para crear un dibujo, trabajando los números de 2 cifras. Hay muchas opciones en internet, pero aquí tenéis 2 con distintos niveles de dificultad, de HelloKids.

Unir los puntos GyA_1Unir los puntos GyA_2

  • Conocer la “Isla de los conejos” en Japón:
    • Ver el vídeo de presentación.
    • Buscar Japón en un mapa o un globo terráqueo.
    • Buscar en la biblioteca información sobre Japón.
  • Psicomotricidad. Podemos hacer muchas actividades que impliquen saltos, la forma en la que se desplazan los conejos:
    • Desplazarnos con las piernas metidas en sacos.
    • Salto de longitud midiendo cuánto hemos saltado. Yo prefiero que cada niño trate de batir su propio récord, en lugar de compar sus marcas con las de los demás.
    • Circuitos dibujados en el suelo. Cada marca indica si deben saltar con el pie derecho, el izquierdo, o ambos.
  • Cocinar una tarta de zanahoria.
  • Existen pequeños vídeos de los cuentos de Beatrix Potter. Por ejemplo:
  • Como actividad de cierre, podemos visitar un criador. Como amante de los animales que soy, yo recomiendo visitar un criador que críe conejos para venderlos como mascotas; no para consumo.

 

Si te ha gustado este proyecto, puedes descargarte el material aquí, gratis para tu uso personal. Y recomiéndalo a quien creas que le puede interesar. ¡Que disfrutéis aprendiendo de estos tesoros de la naturaleza!

DESCARGAR EL MATERIAL AQUÍ

Cuento “Pablito y los números”

Este cuento sencillo y bonito que nos ofrece Imágenes Educativas sirve para mostrar a los niños más pequeños cómo los números se encuentran por todas partes y en muchísimas situaciones de la vida diaria.

Cuento-Pablito-y-los-números-1

DESCÁRGALO AQUÍ

“Mi lugar en el Universo” Montessori DIY

DSCN8326b

Iniciar a los niños en el conocimiento de la astronomía, de la Tierra y del lugar que ocupamos en ella es al mismo tiempo apasionante y difícil. Incluye conceptos abstractos difícil de explicar con palabras, como “universo” o “infinito”, que sus mentes todavía no están capacitadas para entender, así como medidas y dimensiones que escapan a su comprensión. Sin embargo, hay pequeños juegos que podemos hacer para ir introduciendo poco a poco esos conceptos en sus mentes. Lo haremos siempre de forma lúdica y sin prisas, ya que como hemos dicho, son ideas complejas que tardan tiempo en ser asimiladas por los cerebros jóvenes. Pero también sabemos que lo que se aprende jugando deja huellas más profundas y duraderas en el conocimiento. Así que, ¡a jugar!

Uno de los materiales más útiles para este fin es el llamado “Mi lugar en el Universo”, ideado por María Montessori. Consiste en un set de 12 cajas de distintos tamaños, que se introducen unas dentro de otras (al estilo muñecas rusas), con etiquetas que muestran a los niños el lugar que ocupamos en el enorme universo.

El juego se puede adquirir en tiendas especializadas. Pero como siempre, aquí os voy a enseñar a hacerlo vosotros mismos con materiales caseros o muy fáciles de conseguir, y por supuesto, muy barato.

MATERIALES:

  • Cartulinas de colores.
  • Lápiz.
  • Regla.
  • Tijeras.
  • Pegamento.
  • Fotografías impresas de los conceptos que vamos a trabajar (2 de cada).

Nuestro juego lo he creado con 10 cajas. Podéis añadir conceptos que yo no he utilizado, como “mi calle” o “mi provincia”. Decidid qué conceptos serán más útiles para vuestros niños. Los que yo he utilizado son los siguientes:

  • YO.
  • MI CASA.
  • MI CIUDAD.
  • MI COMUNIDAD AUTÓNOMA / ESTADO.
  • MI PAÍS.
  • MI CONTINENTE.
  • LA TIERRA.
  • EL SISTEMA SOLAR.
  • LA VÍA LÁCTEA.
  • EL UNIVERSO.

Para crear las cajas comenzaremos dibujando un cuadrado de 2 x 2 cm, dejando un margen de 1 cm alrededor. Después dibujaremos otro cuadrado de 3 x 3, dejando 1 cm alrededor. Después, de 4 x 4, con 1 cm alrededor. Y así sucesivamente, hasta tener el número de cuadrados que queramos realizar:

DSCN8300b

DSCN8299b

Las recortamos y hacemos una pequeña incisión en los márgenes, para poder doblarlos:

DSCN8303b

DSCN8304b

DSCN8306b

A continuación, doblamos los márgenes y los pegamos, para que quede como una cajita:

DSCN8308b

DSCN8310b

DSCN8316b

Por último, pegamos las fotografías en las cajas. Comenzamos pegando la fotografía del niño en la más pequeña, la casa en la siguiente, y así sucesivamente. Pegaremos una fotografía por dentro de la caja y otra por fuera:

DSCN8320bDSCN8323b

Finalmente introducimos unas cajas dentro de otras, y de esta forma, el juego ya está terminado.

DSCN8312bDSCN8315b

Hay 2 formas de utilizar el juego:

  1. Si ponemos las cajas boca arriba, vamos de lo más simple y cercano, a lo más complejo y lejano: Un niño vive en una casa, esa casa está dentro de esta ciudad, esta ciudad está dentro de esta comunidad, esta comunidad está dentro de este país… Y así sucesivamente.
  2. Si ponemos las cajas boca abajo, hacemos el camino a la inversa, de lo lejano a lo cercano: El Universo infinito lo contiene todo, dentro se encuentra la Vía Láctea, dentro hay una familia de planetas que se llama Sistema Solar, dentro se encuentra nuestro planeta Tierra, dentro de la Tierra hay un continente que se llama X… Y así sucesivamente.

Podemos poner el juego “Mi lugar en el Universo” cerca de algún globo terráqueo, al alcance del niño. De esta forma podrá investigarlo siempre que quiera.

Cuando tenga preguntas del tipo “¿dónde está Italia?”, “¿qué es Saturno?”o “¿los yayos se han ido a Madrid?”, podemos ir al Rincón de Astronomía y Geografía, y ayudarle a ubicar el lugar que le interesa. Lo irán aprendiendo casi sin darse cuenta 😉

Comienza el nuevo curso. ¿Cómo nos organizamos?

Horario

Ha llegado septiembre, y con él, la vuelta al cole. El comienzo de un nuevo curso es un momento delicado para muchas familias, principalmente a nivel económico: compra de libros, materiales, uniformes, comedor…

Si bien las familias homeschoolers no pasamos esa crisis económica, pasamos otra tal vez más delicada: una emocional.

Aunque educar en casa es una experiencia maravillosa llena de satisfacciones, también implica grandes sacrificios: no disponer casi de tiempo para uno mismo; tener sobre nuestros hombros la responsabilidad, no solo de la educación, sino de la formación académica de nuestros hijos; la dificultad para mantener en orden una casa en la que hay niños 24 horas al día, jugando y experimentando; la renuncia a un salario; la incomprensión social… Todo ello y mucho más regresa a nuestra vida en septiembre.

Entonces vemos cómo otras familias se preparan para la vuelta al cole, se realizan profesionalmente, viven con 2 salarios, tienen tiempo para sí mismos… Incluso hacen vídeos “graciosos” que se hacen virales, con los padres saltando y bailando de felicidad cuando sus hijos se suben al autobús escolar. Vídeos que, por cierto, no encuentro en absoluto graciosos.

Y entonces, dudamos. Dudamos de nuestra decisión, de nuestra capacidad, de nuestra energía. Nos volvemos a plantear la decisión que una vez tomamos.

Y entonces… nos sentimos culpables por dudar.

Si esto te ha pasado a ti, déjame decirte que no eres el único. Dudar es normal. El estilo de vida que hemos escogido no es sencillo. Así que, no te preocupes. Duda. Porque dudando recordamos por qué hacemos esto. Y necesitamos recordarlo una y otra vez.

A través de mi propia experiencia he ido aprendiendo que, para que la experiencia de la educación en familia sea una bendición y no una tortura, tengo que organizarme, de forma que consiga tener tiempo para todo lo que necesito hacer (o quiero hacer). Para mí es importante, además de atender a mis hijas, conseguir lo siguiente:

  • Que mi casa esté organizada. Mi cerebro no funciona en medio del caos. Me bloqueo y me pongo de mal humor, por lo que tener la casa ordenada no es una opción. No es necesario que esté lista para una visita real, pero debe estar organizada y cómoda.
  • Tener tiempo para mí, para mis intereses y mis hobbies.
  • Tener tiempo a solas con mi pareja cada día.
  • Hacer ejercicio. Aunque me cuesta horrores incluirlo en mi rutina, sé que lo necesito.
  • Que mis obligaciones acaben temprano, para poder descansar.
  • Tiempo a solas con Dios, en grandes cantidades.

Para intentar encajar todo esto, he creado un horario. Por supuesto no lo seguiremos a rajatabla, pero nos servirá de guía. Es útil para familias con niños pequeños, hasta 6 ó 7 años, que no necesitan más de 1 hora o 1 hora y media de trabajo académico al día. Lo comparto con vosotros, por si os puede servir de base para crear vuestro propio horario. Podéis adaptarlo en función de las necesidades de vuestra familia. Pensad qué cosas son importantes para vosotros, que cosas queréis ser capaces de hacer durante el día, a qué hora queréis que se acuesten vuestros peques…

Este es nuestro horario:

  • 7:30 – 8:00— Me levanto. Así tengo un buen rato a solas antes de que se despierte mi pequeña para leer la Biblia, orar, meditar y coger fuerzas para el día. Mi hija se suele levantar entre las 8:30 y las 9.

  • 9 – 9:30— Lectura con mi pequeña, meditación y oración para comenzar el día.

  • 9:30 – 10:00— Desayuno.

  • 10:00 – 10:30— Organizar la casa. Hacer las camas, barrer… Lo básico para un día cómodo. Los niños participan en función de su capacidad.

  • 10:30 – 11:30— Ejercicio. Me cuesta mucha mucho incluir el ejercicio en el horario, pero sé que lo necesito. Finalmente he decidido colocarlo por la mañana, porque por la noche no me queda energía. Y resulta que mi peque se apunta y lo hace conmigo. Así que ya tenemos clase de Educación Física 😉 Hago el ejercicio en casa, porque pierdo mucho tiempo yendo al gimnasio. Después del ejercicio, nos arreglamos.

  • 11:30 – 13:00— Estudio.

  • 13:00— Cocinar. Los peques también pueden colaborar en función de sus capacidades y su edad.

  • 14:30 – 15:30— Comer.

  • 16:00 – 17:30— Reposo, juego libre y peli. Mientras ella se relaja después de comer, jugando o viendo dibujos (en inglés, y así aprovechamos la ocasión 😉 ), yo aprovecho también para relajarme un rato y para preparar actividades y materiales para ella.

  • 17:30 – 19:30— Este espacio queda libre para lo que necesitemos hacer. Podemos merendar, ir de paseo, a la biblioteca, jugar con los materiales educativos, aprovechar para limpiar algo pendiente de la casa, hacer jardinería, ir a la compra, jugar…

  • Antes de ir a la ducha— Hacemos una segunda batida a la casa, recogiendo las cosas que han quedado tiradas durante el día. Cuantos más trastos hayan dejado los niños por ahí, más trabajo tendrán. Así, poco a poco, van aprendiendo que es mejor guardar las cosas después de usarlas (algunos lo aprenden; a otros hay que recordárselo toda la vida. ¡Paciencia!).

  • 19:30 – 20:00— Ducha y pijama.

  • 20:00 – 20:30— Cena.

  • 20:30 – 21:00— Culto familiar.

  • 21:00— ¡Los niños a dormir! Es importante que los niños se acuesten temprano. Además de ser bueno para su salud, concede a los papás algo de tiempo para ellos mismos.

  • A partir de las 21:00— Tiempo para terminar de arreglar la casa, leer, estudiar, relajarse delante de la tele, estar en pareja… y dormir temprano quien quiera hacerlo.

Aquí podéis descargar el horario para imprimir: Horario curso 2017-2018

Os animo a que hagáis vuestro propio horario, y recordéis que es una ayuda, no un tirano al que servir. Tened en cuenta vuestras propias necesidades, buscad un grupo de apoyo, pedid ayuda si la necesitáis, no es creéis cargas innecesarias. Y disfrutad. Recordad que cultivar una relación con nuestros hijos maravillosa es lo importante. Todo lo demás es secundario, y llegará tarde o temprano.

¡Feliz nuevo curso!

Gymkana de palabras (para potenciar la lectura en preescolares)

Gymkana de palabras

Cuando iniciamos a los niños en la lecto-escritura, nuestro objetivo principal no es que los niños consigan unir letras, sino que se conviertan en lectores. Que la lectura nunca sea una carga ni una actividad tediosa, sino que lleguen a amarla y a disfrutar con ella.

Para conseguirlo, es muy importante que basemos nuestras prácticas de lectura en actividades reales, relacionadas con la vida diaria, y con objetivos prácticos y muy motivadores.

Una actividad muy sencilla que podemos realizar cuando los niños comienzan a captar el concepto de lectura, y empiezan a ser capaces de unir letras, es la Gymkana de Palabras. Con ella conseguiremos ofrecer a los niños una fuerte motivación para esforzarse a leer algunas palabras.

Solo necesitamos pequeños trozos de papel en los que escribiremos las pistas, y un “premio” que será el “tesoro” que tendrán que buscar.

El tesoro puede ser cualquier cosa que se nos ocurra que le pueda hacer ilusión al peque: un chocolate, un juego educativo, incluso algo que hagamos nosotros. Para nuestra primera gymkana yo hice una pequeña libretita (porque le encantan las cosas en miniatura J) usando tan solo papeles de colores y goma EVA. Me quedó así:

DSCN8286b

Para el tesoro, el único límite es la imaginación.

Después, prepararemos las pistas. En cada papel ponemos el nombre de un lugar de la casa. Tanto el número de pistas como la dificultad de las palabras dependerán del nivel de lectura en el que está el niño.

Podemos escribirlas a mano o imprimirlas. En este caso, yo opté por escribirlas a mano siguiendo la metodología Montessori (consonantes en rojo y vocales en azul).

Nuestras pistas fueron pocas y con palabras sencillas, ya que nos estamos iniciando en la lectura:

  • Cama.
  • Mesa de comer.
  • Tele.
  • Nevera.
  • Bañera.
  • Niko.
  • Sofá.

DSCN8288b

Al día siguiente podemos volver a hacer la gymkana con las mismas pistas pero en diferente orden. De esta manera las palabras ya les suenan del día anterior y le resulta más fácil leerlas usando el contexto. Después, podemos ir inventando nuevas gymkanas, usar diferentes zonas de la casa, palabras más complejas, listas más largas… según vayan avanzando en su nivel de lectura.

Aprender a leer jugando es el motivador más fuerte que podemos encontrar. Encontrar el tesoro es una motivación y una alegría enorme para ellos. Se esfuerzan en leer con un entusiasmo que ojalá les dure toda la vida.

DSCN8289b

Máquina de sumar DIY para preescolares

Maquina de sumar

Hoy os presento la máquina de sumar que hemos hecho en casa. Podemos utilizarla desde los 4 ó 5 años. Con ella, los niños empiezan a comprender el concepto de “suma” (añadir una cantidad a otra o juntar varias cantidades) mientras se divierten jugando con materiales manipulativos.

Como siempre, está elaborada con materiales que tenemos en casa o que son muy fáciles y baratos de conseguir.

MATERIALES:

  • Caja de cartón mediana.
  • Tubos de papel higiénico.
  • Pequeños botecitos de cartón.
  • Goma EVA o cartulinas.
  • Cinta de embalar o de pintor.
  • Papel de regalo, papel de scrapbook o témperas (opcional).
  • Cuentas de manualidades o pompones pequeños.
  • Tijeras.
  • Cúter.
  • Pegamento.
  • Cola fuerte o silicona caliente.
  • Rotulador.
  • Cinta adhesiva de imán o velcro adhesivo.
  • Papel de plastificar.

PASOS:

Primero, escogemos la caja. No es necesario que sea muy grande. La que yo escogí  era blanca, para no tener que complicarme demasiado decorándola. La decoración, por supuesto, es opcional, y dependerá del niño, de sus gustos, y del tiempo y las ganas que tengamos 😉 Cualquier caja no demasiado grande servirá.

Para darle forma, primero cortamos con un cúter la tapa delantera, dejando un pequeño borde inferior, y la reservamos para usarla después.

DSCN8204b

Después, cortamos también los laterales, dejando un borde inferior del mismo ancho que el delantero. Por último, cortamos la lengüeta posterior.

DSCN8206b

Nos quedará así:

DSCN8208b

Pegamos la tapa delantera que hemos reservado sobre la tapa trasera, para que quede así:

DSCN8210b

Para evitar que los niños se corten con el cartón, pegamos cinta de embalar o de pintor en los bordes.

DSCN8214b

DSCN8215b

Ahora colocamos los accesorios que nos ayudarán a realizar las sumas.  Para al recipiente principal en el que caerán las cuentas yo utilicé un bote vacío de Pringles y lo forré con papel de Scrapbook. Puede servirnos cualquier botecito de cartón.

DSCN8225b

En las esquinas laterales colocamos 2 botecitos más pequeños para almacenar las cuentas (yo usé botecitos de siembra).

DSCN8226b

Cuando lo pegamos todo, queda así:

DSCN8227b

Ahora preparamos los “toboganes” por los que se deslizarán las cuentas. Usamos 2 tubos de papel higiénico. Para decorarlos, yo los plastifiqué con papel de scrapbook. También podemos pintarlos, o dejarlos como están. Los pegamos con silicona caliente o con cola fuerte, y quedará así:

DSCN8217b

En la parte superior ponemos el nombre “Máquina de sumar” con letras de goma EVA o de cartulina.

DSCN8222b

DSCN8224b

DSCN8228b

En el borde del cajón delineamos los espacios donde colocaremos los números para realizar la suma y pegamos cinta adhesiva de imán o velcro adhesivo.

DSCN8221b

DSCN8236b

DSCN8234b

Por último, ponemos cuentas de manualidades o pompones de 2 colores en los botecitos reservados para ello, y ya tenemos la máquina terminada.

DSCN8242b

DSCN8243b

Ahora preparamos los números para las sumas. Adaptaremos las cantidades al nivel de los niños. Aquí podéis descargar la plantilla de números hasta el 20. Para que sean más resistentes, podemos pegarlos en cartulinas y plastificarlos.

DSCN8233b

Por detrás les ponemos imán o velcro.

DSCN8241b

Y ya estamos listos para sumar.

DSCN8247b

¿CÓMO LO HAREMOS?

Escogemos las 2 cantidades que queremos sumar, y las ponemos en la máquina de sumar para poder verlas. Cogemos del botecito de la izquierda la cantidad de cuentas o pompones que indica la primera cifra, y las tiramos por el tobogán de la izquierda, para que caigan en el bote centra. Después hacemos lo mismo con las cuentas de la derecha; cogemos las que indica la cifra de la derecha y las dejamos caer por el tobogán de la derecha.

Todas se habrán juntado en el bote central. Ahora solo tenemos que contarlas, buscar la cifra del resultado entre los números, y colocarlo en su lugar para que la suma esté completa.

 

Así de fácil y divertido es aprender a sumar jugando 😉