Calendario de Adviento

Thinking Kids Blog ha preparado un precioso calendario de adviento que nos propone una lectura bíblica cada día. Podemos hacerlo como un banderín, con forma de árbol de Navidad, o como nuestra imaginación proponga 😉

Printable-Advent-Calendar-with-Advent-Readings-PIN

DESCARGA AQUÍ TU CALENDARIO

Advertisements

Gymkana de palabras (para potenciar la lectura en preescolares)

Gymkana de palabras

Cuando iniciamos a los niños en la lecto-escritura, nuestro objetivo principal no es que los niños consigan unir letras, sino que se conviertan en lectores. Que la lectura nunca sea una carga ni una actividad tediosa, sino que lleguen a amarla y a disfrutar con ella.

Para conseguirlo, es muy importante que basemos nuestras prácticas de lectura en actividades reales, relacionadas con la vida diaria, y con objetivos prácticos y muy motivadores.

Una actividad muy sencilla que podemos realizar cuando los niños comienzan a captar el concepto de lectura, y empiezan a ser capaces de unir letras, es la Gymkana de Palabras. Con ella conseguiremos ofrecer a los niños una fuerte motivación para esforzarse a leer algunas palabras.

Solo necesitamos pequeños trozos de papel en los que escribiremos las pistas, y un “premio” que será el “tesoro” que tendrán que buscar.

El tesoro puede ser cualquier cosa que se nos ocurra que le pueda hacer ilusión al peque: un chocolate, un juego educativo, incluso algo que hagamos nosotros. Para nuestra primera gymkana yo hice una pequeña libretita (porque le encantan las cosas en miniatura J) usando tan solo papeles de colores y goma EVA. Me quedó así:

DSCN8286b

Para el tesoro, el único límite es la imaginación.

Después, prepararemos las pistas. En cada papel ponemos el nombre de un lugar de la casa. Tanto el número de pistas como la dificultad de las palabras dependerán del nivel de lectura en el que está el niño.

Podemos escribirlas a mano o imprimirlas. En este caso, yo opté por escribirlas a mano siguiendo la metodología Montessori (consonantes en rojo y vocales en azul).

Nuestras pistas fueron pocas y con palabras sencillas, ya que nos estamos iniciando en la lectura:

  • Cama.
  • Mesa de comer.
  • Tele.
  • Nevera.
  • Bañera.
  • Niko.
  • Sofá.

DSCN8288b

Al día siguiente podemos volver a hacer la gymkana con las mismas pistas pero en diferente orden. De esta manera las palabras ya les suenan del día anterior y le resulta más fácil leerlas usando el contexto. Después, podemos ir inventando nuevas gymkanas, usar diferentes zonas de la casa, palabras más complejas, listas más largas… según vayan avanzando en su nivel de lectura.

Aprender a leer jugando es el motivador más fuerte que podemos encontrar. Encontrar el tesoro es una motivación y una alegría enorme para ellos. Se esfuerzan en leer con un entusiasmo que ojalá les dure toda la vida.

DSCN8289b

Rincón de lectura Montessori DIY

rincon-lectura-montessori-diy

Os presento un tutorial muy sencillo sobre cómo hacer un rincón de lectura inspirado en la pedagogía Montessori. Es muy fácil de hacer, y muy muy económico, lo cual también es importante.

Antes que nada os voy a explicar por qué he escogido Montessori para inspirarme a la hora de crear nuestro rincón de lectura. En las estanterías convencionales, los libros están colocados uno al lado del otro, dejando a la vista tan solo el lomo. Esto dificulta mucho a los niños identificar qué libros hay , y sobre todo, sentirse atraídos hacia la lectura. En cambio, en las estanterías Montessori los libros están colocado de frente, de forma que la portada queda a la vista. De esta manera, de un golpe de vista los niños pueden ver los libros y escoger qué quieren leer. Los libros parece que les miran, y casi les llaman 🙂 Este sistema potencia mucho la lectura espontánea, incluso antes de que sepan leer. De hecho, mientras colocábamos nuestros viejos libros en el nuevo rincón, mi hija iba gritando de felicidad al “descubrir” libros que llevaban meses en la estantería y ya no se acordaba de ellos. Se ilusionó como si fueran nuevos.

Nosotros decidimos aprovechar para el rincón la vieja cuna de la peque, que le añade un componente emocional muy especial.

Aquí tenéis los pasos:

  • Quitamos una de las barras laterales de la cuna (solo podremos hacerlo con cunas cuyo somier se apoye en el cabecero y en los pies). Colocamos el somier en el nivel más bajo, para que al niño le resulte fácil sentarse.dscn7390-1
  • Arreglamos el sillón de lectura con mantas y cojines para hacerlo acogedor.dscn7396-1
  • Para hacer los estantes utilizamos especieros de Ikea.

dscn7431-1

dscn7434-1

  • Para pegar los especieros podemos utilizar cinta adhesiva de doble cara. Cuanta más pongamos, más fuertes quedarán los estantes, lo cual es importante dado que los niños estarán constantemente cogiendo y dejando libros.

dscn7436-1

dscn7438-1

  • Pegamos los estantes en la cuna distribuidos según nos guste más. Nosotros colocamos 2 en la parte interior y 2 en la exterior, teniendo en cuenta dejar suficiente espacio para colocar libros altos en algunos estantes.

dscn7445-1

dscn7446-1

dscn7442-1

  • Colocamos en los barrotes algunos ganchos de cocina, también de Ikea, para colocar libros de una manera diferente.

dscn7450-1

dscn7452-1

  • Escogemos algunos libros y los colocamos en los estantes. Debemos tener en cuenta poner los libros más grandes detrás, y los pequeños delante. De esta forma la mayor parte de la portada queda visible.

dscn7453-1

dscn7458-1

  • Colgamos algunos libros en los ganchos.

dscn7465-1

dscn7464-1

  • Por último, dejamos los libros que no caben en una caja junto al sillón. De esta forma también están al alcance del niño. De vez en cuando, podemos ir cambiando los libros de los estantes por algunos del cajón, para que siempre haya novedades a la vista.

dscn7462-1

Y de esta forma tan sencilla y económica tenemos un rincón de lectura acogedor y emotivo que nos ayudará en nuestro objetivo de crear lectores felices, y no tan solo niños que sepan juntar letras.

¡Feliz lectura!

dscn7463-1

Leyendo la Biblia con preescolares (las mejores 15 historias para ellos)

Leyendo la Biblia con preescolares

Me encanta leerle a mi pequeña. Lo hago prácticamente desde que nació, aunque no pueda entenderme. Escogemos un libro, nos tumbamos en la cama o nos achuchamos en el sofá, y leemos. Pasamos las páginas hacia alante y hacia atrás una y otra vez, miramos los dibujos, hacemos los ruiditos de los animales… Tardamos una eternidad en leer un libro. ¡Pero lo pasamos tan bien!

Hace un tiempo leí una frase que me encantó:

Leer a los niños antes de que entiendan las palabras hace que relacionen los libros con sentimientos de amor y ternura.

Me gustaría mucho que llegue a amar los libros. Y de todos los libros que hay en el mundo, el que quiero que ame más es la Biblia. Por eso, ahora que se acerca a los dos años y entiende mucho de las historias que le cuento, estoy reflexionando mucho sobre cómo quiero presentarle ese maravilloso libro y el Dios del que habla.

La Biblia tiene infinidad de historias, reales o ficticias, que nos presentan las distintas cualidades de Dios. Pero no todas esas historias ni esas cualidades estamos preparados para comprenderlas a cualquier edad. Si somos sinceros, incluso a los adultos nos cuesta asimilar algunos pasajes de la Biblia, y los aceptamos porque confiamos en el amor incondicional de un Dios que todo lo sabe, y que algún día nos explicará lo que no llegamos a comprender.

Muchas de las historias que tradicionalmente contamos a los pequeños se basan en eso, tradición, y no en su capacidad para transmitir a los niños la imagen de Dios y los valores que necesitan en esta tierna edad. Los niños preescolares necesitan “leche”, necesitan comprender los atributos más tiernos de Dios, para poder llegar a amarlo. Porque solo de un corazón amante podrá brotar más adelante la obediencia sincera y voluntaria, que es la única que tiene valor.

Qué quiero que mi pequeña aprenda sobre Dios en sus tiernos años preescolares?

  • Que Dios la ama profundamente, desde antes de que naciera, pase lo que pase y haga lo que haga. Que ama a todo el mundo con un amor incondicional, y que siente una ternura especial hacia los niños.
  • Que está a su lado para protegerla, que nunca está solita y que no necesita tener miedo nunca, porque Dios y su ángel están con ella.
  • Que Él nos da todo lo que necesitamos. Y que si alguna vez no nos da algo que queremos, seguramente es porque no lo necesitamos.
  • Que Dios es poderoso. No hay nada que Él no pueda hacer.
  • Que le gusta que tratemos a los demás con amor y con respeto, igual que Él nos trata a nosotros. Y si alguna vez no lo hacemos así, y estamos tristes por ello, a Dios le encanta perdonarnos y hacer como si nunca hubiera pasado.

Así que evitaré contarle historias que, al no poder comprenderlas por su tierna edad, hagan difícil que ella comprenda todo lo anterior. De momento, renunciaremos a muchas de las historias tradicionales, aunque tengan preciosas figuritas de franelógrafo. Voy a evitar historias:

  • Que tengan contenido violento. Para ellos es difícil entender que algunos personajes de la Biblia usaron la violencia, y se ven tentados a usarla ellos también (por ejemplo, la historia de David y Goliat).
  • Que hablen sobre la muerte. Es un concepto que los pequeños aun no conocen o asimilan, y no es bueno forzar su mente con un tema tan duro y delicado (así, evitaremos la historia del Arca de Noé o la de la reina Esther).
  • Que sean difíciles de asimilar, porque comprender la conducta de los hombres, o incluso la de Dios, requiera cierta madurez (por ejemplo, la historia del sacrificio de Isaac).
  • Sobre la muerte de Jesús. Los niños de esta edad llegan a amar a Jesús con todo su corazón, y conocer sobre su sufrimiento y su muerte, cuando ni siquiera llegan a comprender, les produce gran ansiedad y tristeza. Muchos tienen pesadillas, y llegan a pensar que Jesús está muerto, porque no pueden comprender la resurrección.

Pensando en todo lo anterior, esta es mi pequeña selección de las 15 historias bíblicas por las que voy a comenzar (la mayoría son sobre la vida de Jesús):

  1. La Creación.
  2. Daniel en el foso de los leones (aunque no entiende la muerte, sabe que un león da miedo, y comprende que Dios protegió a Daniel).
  3. Los amigos de Daniel en el horno de fuego (cuando sea más mayor, porque aun puede darle miedo).
  4. La viuda de Sarepta.
  5. Dios llama a Samuel.
  6. Dios elige a David como rey.
  7. Nacimiento de Jesús.
  8. Jesús dice a los discípulos que dejen a los niños venir a Él.
  9. El leproso agradecido.
  10. La multiplicación de los panes y los peces.
  11. La curación del paralítico.
  12. Zaqueo.
  13. Jesús sana al ciego.
  14. Todas las parábolas de Jesús (al principio no comprenderá los símbolos, pero podemos sacar aplicaciones para la vida diaria, y según vaya creciendo, las irá comprendiendo mejor).
  15. Pablo y Silas en la cárcel.
    Iremos añadiendo nuevas historias, según mi pequeña vaya creciendo, madurando y comprendiendo, porque son los niños los que deben marcar el ritmo de su propio aprendizaje.