Gymkana de palabras (para potenciar la lectura en preescolares)

Gymkana de palabras

Cuando iniciamos a los niños en la lecto-escritura, nuestro objetivo principal no es que los niños consigan unir letras, sino que se conviertan en lectores. Que la lectura nunca sea una carga ni una actividad tediosa, sino que lleguen a amarla y a disfrutar con ella.

Para conseguirlo, es muy importante que basemos nuestras prácticas de lectura en actividades reales, relacionadas con la vida diaria, y con objetivos prácticos y muy motivadores.

Una actividad muy sencilla que podemos realizar cuando los niños comienzan a captar el concepto de lectura, y empiezan a ser capaces de unir letras, es la Gymkana de Palabras. Con ella conseguiremos ofrecer a los niños una fuerte motivación para esforzarse a leer algunas palabras.

Solo necesitamos pequeños trozos de papel en los que escribiremos las pistas, y un “premio” que será el “tesoro” que tendrán que buscar.

El tesoro puede ser cualquier cosa que se nos ocurra que le pueda hacer ilusión al peque: un chocolate, un juego educativo, incluso algo que hagamos nosotros. Para nuestra primera gymkana yo hice una pequeña libretita (porque le encantan las cosas en miniatura J) usando tan solo papeles de colores y goma EVA. Me quedó así:

DSCN8286b

Para el tesoro, el único límite es la imaginación.

Después, prepararemos las pistas. En cada papel ponemos el nombre de un lugar de la casa. Tanto el número de pistas como la dificultad de las palabras dependerán del nivel de lectura en el que está el niño.

Podemos escribirlas a mano o imprimirlas. En este caso, yo opté por escribirlas a mano siguiendo la metodología Montessori (consonantes en rojo y vocales en azul).

Nuestras pistas fueron pocas y con palabras sencillas, ya que nos estamos iniciando en la lectura:

  • Cama.
  • Mesa de comer.
  • Tele.
  • Nevera.
  • Bañera.
  • Niko.
  • Sofá.

DSCN8288b

Al día siguiente podemos volver a hacer la gymkana con las mismas pistas pero en diferente orden. De esta manera las palabras ya les suenan del día anterior y le resulta más fácil leerlas usando el contexto. Después, podemos ir inventando nuevas gymkanas, usar diferentes zonas de la casa, palabras más complejas, listas más largas… según vayan avanzando en su nivel de lectura.

Aprender a leer jugando es el motivador más fuerte que podemos encontrar. Encontrar el tesoro es una motivación y una alegría enorme para ellos. Se esfuerzan en leer con un entusiasmo que ojalá les dure toda la vida.

DSCN8289b

Advertisements

Cómo acabar con la creatividad de un niño

stk85817cor
Cuando escuchamos la palabra creatividad, la mayoría de nosotros pensamos en cosas muy parecidas, tales como un cuadro bonito, una pieza musical de las que pone la piel de gallina, una escultura de arte moderno… Es decir, principalmente cosas relacionadas con el mundo de las artes.

La forma que hemos ideado en las escuelas para “potenciar” la creatividad de los niños se materializa en la asignatura de plástica, que consiste en que los niños imiten, ya sea dibujando o a través de una manualidad, un diseño propuesto por el libro o por el profesor. En muy pocas ocasiones se puntúa el esfuerzo; generalmente se puntúa el resultado final. Por esta razón, los niños con una habilidad innata para las artes manuales son “premiados” por su habilidad con buenas notas, mientras que los menos habilidosos reciben notas bajas. Yo me encontraba en el grupo de los poco dotados para el arte, y la asignatura de plástica se convirtió para mí en una frustración.

Es cierto que para el desarrollo de todas las artes hacen falta grandes dosis de creatividad. Pero nos perdemos mucho si limitamos el concepto a la creación de valores que agraden a la vista o al oído.

La creatividad es muchísimo más. Ha sido la característica común de todos los grandes genios de la historia, desde Pablo Picasso hasta Albert Einstein, pasando por Wolfgang Amadeus Mozart, Isaac Newton, Marie Curie, Alexander Fleming, William Shakespeare o Steve Jobs.

También conocida como pensamiento divergente, la creatividad es la capacidad para generar nuevas ideas, para resolver problemas, para hallar soluciones diferentes y eficaces. Las personas creativas tienen gran curiosidad por el mundo e inquietudes intelectuales. Tienen confianza en sí mismos, espíritu crítico y no suelen dejarse influenciar por las opiniones ajenas. Y tienen gran capacidad de empatía y deseo de encontrar soluciones a los problemas, tanto a los suyos propios como a los de los demás. Es por tanto una capacidad importantísima que determinará en gran medida quiénes serán nuestros niños cuando crezcan y cómo se desenvolverán en este mundo tan complejo.

Nuestra mayor preocupación no debe ser cómo potenciar la creatividad en los niños, porque nacen con esa capacidad y la desarrollan de manera natural. Nuestra principal preocupación debe ser no interferir en ese desarrollo, no ponerle obstáculos. Y aquí fallamos estrepitosamente. Si bien el 95% de los niños de 5 años posee pensamiento divergente, solo el 15% de los niños de 15 años lo conserva. ¿Qué ha pasado en el camino? ¿Qué hemos hecho mal? Tristemente muchas cosas. Pero hay una en especial en la que quiero centrarme, porque es enormemente dañina y está fuertemente extendida y aceptada por la sociedad: los exámenes.

Como hemos visto, la creatividad requiere analizar situaciones y hallar soluciones innovadoras. Esto requiere necesariamente probar, intentar, hallar soluciones que no funcionan, volverlo a intentar… Es el método de Ensayo-Error. ¿Cuántas bombillas que no alumbraban inventó Edison antes de dar con el filamento correcto? ¿Cuántos manuscritos tiró Shakespeare a la basura?

Para enfrentarnos a múltiples errores necesitamos tener una gran auto-confianza y un objetivo muy claro.. Pero en cambio, nuestros niños pasan sus años más cruciales para la formación de sus estructuras cerebrales en un sistema que penaliza el error: una respuesta equivocada en el examen es un punto menos, un ejercicio mal resuelto se remarca para siempre en color rojo, y las oportunidades de intento son limitadas. De esta manera los niños crecen tratando de hacer las cosas exactamente como las han visto, memorizar y repetir, minimizando así el riesgo de error, y por tanto, de la temida marca roja. Innovar es demasiado arriesgado y equivocarse es interpretado como un fracaso. Repetir es la opción más segura, y con el tiempo se convierte también en la más cómoda. Poco a poco, su creatividad innata se va diluyendo en la monotonía de la repetición. Cuando terminan sus años de escolaridad, esa forma de pensamiento está demasiado arraigada en ellos, y ya es casi imposible de cambiar.

Pero podemos hacer las cosas de otra manera. Podemos penalizar lo que es necesario penalizar: las trampas, la pereza, el desprecio a los demás, la falta de colaboración… Y podemos empezar apremiar lo que es necesario premiar: el esfuerzo, la capacidad de volverlo a intentar, la empatía… Mientras, dejemos que nuestros niños jueguen, se equivoquen, prueben de otra manera, se ensucien las manos y nos propongan otras ideas diferentes a las nuestras. Al fin y al cabo es su pensamiento divergente y no sus conocimientos acumulados lo que determinará en gran medida hasta dónde llegarán.

un_adulto_creativo